martes, 18 de julio de 2017

10.


La vida me ha enseñado que la gente va y viene. Y que cuando viene y se va, es mejor no luchar por su permanencia. 
Que gran acierto aquello de 'los amigos de verdad, se cuentan con los dedos de una mano' y de dicha mano, me siguen sobrando dedos.
La calidad no está en la cantidad.